jueves, 27 de enero de 2011

Es raro, siempre te apareces cuando menos estoy pensando en tí. Te apareces cuando acabo de repetir con voz culpable pero silenciosa tu nombre. Cuando subo el puente y me pongo a tomarle fotos al cielo y aún más cuando me bajo de él para en otro tiempo encontrarte ahí, esperándome al final, mirándome de arriba para abajo para el abrazo sin fin. Me impuse no pensarte, me dije a mí misma que debías descansar, pero es bien raro porque eres tú el que se aparece, no yo la que te sale a buscar.
Es raro porque te apareces cuando me salgo de bañar, cuando me voy a acostar no importa dos o tres de la mañana sobre mi almohada estás, no como era antes, yo sobre la tuya, robándome el calor de tu cuerpo hasta el despertar.
Me esperas mientras salgo por las tardes con mis amigos y no importa lo prolongada que se torne mi llegada a la casa estás ahí otra vez, esperando te vuelva a pronunciar.
Es bien raro, porque ya han sido muchas las veces que te sueño, te he soñado soñando, despierto, soñando despierto, soñado que despiertas y despertando de tus sueños. Te sueño riendo, te sueño en el parque, te sueño hablando de cosas sin sentido que nos hacen reir.

Pero es bien extraño, porque recuerdo que esto es un sueño y tambien recuerdo que quería olvidarte, por lo menos quedarme con los sueños y llegar así hasta el final.

2 comentarios:

  1. No manches, me es tan familiar... Ya voy a llorar!!

    ResponderEliminar
  2. he de decirte que es uno de los mejores versos que eh tenido la fortuna de leer de tu autoria es simplemente sublime el hecho de olvidar que queremos olvidar y llega el recuerdo de lo que menos queremos me gusto demaciado esta increible.
    Es todo lo que puedo decir

    ResponderEliminar