viernes, 7 de enero de 2011

El tiempo pasa tan rápido que apenas ayer era verano, empezaba a conocer tu sonrisa y a reconocer tus labios. Comenzaba justo en las noches veraniegas a quererte despacio, despacito así encariñándome cada vez más de tu cielo y tus brazos.

Apenas ayer te quería, te deseaba tanto cada fin, que con cada beso, con cada broma y risas alborotadas me hacías tan feliz.

Apenas ayer podía, a medio día o a media noche, dar media vuelta en la cama y con mi cuerpo besar el tuyo, amarte una vez más, un poquito más.

Recuerdo muy bien lo que soñaba a tu lado, lo que esperaba que soñaras, estar juntos cada vez más, dormir unidos, el uno con el otro, robarme un poco de tu calor, hasta el indeseado despertar.

Cada vez más rápido abordabas mis sueños, aún estando despierta, fotografiando tus ideas, dibujando tus dulces pestañas, tocando con mis pies fríos los tuyos, no querer nunca abandonar tu almohada.

Apenas ayer te dije que te amaba, que esperaba me perdonaras, que parecía una locura estar tan enamorada, pero que no me importaba cuan desquisiada pareciera, nada de esto lo cambiaba.

Apenas ayer, justo ayer dije que te odiaba sólo porque no me quieres como yo esperaba que me amaras.

Hoy, tan de madrugada, me encuentro con sueño, frío de invierno y ganas de tí.

2 comentarios:

  1. ¡Bonito! Directo, ágil, hermoso.
    Vaya.

    ResponderEliminar
  2. Ayer, hoy y mañana... "¿Qué es el hoy, sino el mañana del ayer?" sabias palabras que se dijeron alguna vez en algún sitio conocido... Debes descansar tu dolor. Suena extraño, pero en cuanto sepas cómo hacerlo... Recordarás estas palabras...

    ResponderEliminar