jueves, 29 de abril de 2010

De qué me sirve llorarte
si no lo sabrás,
de qué me sirve amarte
si no te vas a enterar.

De qué me sirve
pensar todo el tiempo en ti
si tú ni siquiera
te acuerdas de mi.

De qué me ha de servir
vivir enamorada de ti,
si en un solo día
todo pasó para ti.

Tengo miedo de llorarte una vez más.

Tengo miedo de quererte volver a ver
y saber que no estarás.

Tengo miedo de no poder
sacarte de mi mente
vivir enternamente en este viaje
y no volver jamás.

sábado, 24 de abril de 2010

Tú y yo,
víctimas del deseo,
guardamos tantos secretos
que jamás confesaré.

El auténtico aroma de tu cuerpo
o el verdadero color de tus ojos
que es imposible desifrar
por no poder poner atención.

La mirada se concentra en tus labios
que revelan una hermosa sonrisa
al hacerte reir.

Esa sonrisa por más que busco,
no encuentro una igual.
La sonrisa que me hizo vibrar
al escucharte hablar.

No quiero pensar en tus ojos,
me desvivo por ellos,
pensando en el tiempo en que me vieron
y lo que vimos juntos.

Mirada sin igual,
con ojos reflejos de luz,
mírame una vez más,
bésame como ayer.












jueves, 22 de abril de 2010

Sin tu inspiración
no me salen las palabras,
los dedos se atrofian,
la memoria se escapa.

El recuerdo se niega a su trabajo,
la nostalgia aparece,
tú y yo como si nada.

Escapo del pasado
tratando de hayar mi futuro
haciendo cosas que no me pertenecen
como escribirle al desamor.

Tal cosa no existe
porque aún con mil infortunios
jamás le conocí.

Simplemente la salida más facil
para decir que no me amas,
para dejarme en el olvido
y no luchar por mí.

No amar es de cobardes,
por no afrontar el sentimiento,
temiendo a la felicidad
y por consiguiente al dolor.





miércoles, 14 de abril de 2010

Ayer salí a buscarte.

Creí haberte visto al dar la vuelta
en la segunda de chocolate.

Corrí tras tus pasos.

Largas zancadas de animal silvestre.

Doblaste a la izquierada
en los helados de fresa.

Te detuviste unos segundos
como para esperarme.

Al llegar a la flor de jamaica
tomaste un suspiro
y seguiste adelante.

Por fin te detuviste
en los dulcesitos de colores.

Comiste unoy los demás
me los guardaste.

Corrí y corrí detrás de ti.

Te grité en el pastel de chocolate
y cuando llegué a los caramelos,
te esfumaste.

No debí haber salido a buscarte.

Estabas en mi cajita de oblea,
justo a un costado del corazón
de cacahuate.

lunes, 12 de abril de 2010

Olvidar es el segundo paso,
porque el primero es perdonar.
Dejar atrás los recuerdos
y vivir para amar.

Le he escrito tanto al pasado
que mi presente se siente celoso
y mi futuro necesitado.

Debería poder dejar de vivir
en ese estanque del pasado,
justo como hoy, lo estoy haciendo
ahora que lo he recordado.

Debería comprar flores
y guardar su aroma terrenal,
al menos así recordaría
algo menos vivencial.

Podría mejor ponerme a recordar rostros
o algo más lindo;
los ojos más preciosos.
Si fuera así.
de nada serviría mi deseo de olvidar
ya que tus ojos
son tu recuerdo más vivaz.

miércoles, 7 de abril de 2010

No intento sorprenderte
tampoco causar lástima.

Intento regresar al pasado
y disfrutar lo que no disfruté.

Intento no recordarte llorando
sino encontrarte en el espacio.

Trato de recordar hasta
la última palabra que quizás escuché.

Intento comprender
por qué pasó así.

Intento consolarme a mí misma,
pretendo encontrar una respuesta
que sé que no encontraré.

Pretendo poder olvidarte
porque sé que no volverás,
quiero poder olvidarte
aunque sé que no pasará.

domingo, 4 de abril de 2010

Justo hoy,
mientras miraba la luna

aún en el claro del día
me acordé de tí.

Vibró el cuerpo,
un calorcito subió
por la frente y las manos
sudaron frío.

En momentos como éste
siento que se me va la vida,
que los minutos no esperan
y no hay tiempo qué perder.

Que aunque lo niegue,
vive tu recuerdo,
no hay cosa más dificil
que amar a un muerto.

Que no importa lo mucho que
me esfuerce en
escribir mis poesías,
si no estuvieras en mi alma
nada de esto se conocería.