viernes, 22 de julio de 2011

Y así deje ir a quien sería mi vida,
en otra vida, la vida que yo amaría.

Así deje ir a quien no me daba nada, 
absolutamente nada pero que siempre me ofrecía
lo que yo no podía aceptar.

Lo dejé ir, como se deja ir a la vida misma,
sin nada que decir, sólo se fue y ya.

Y así dejé ir al que sería mi vida,
sin atarnos a mentiras, sin esperar el uno del otro,
más de lo que podíamos dar.

Y así se fue mi vida,
con el adiós que nadie se imagina,
porque no me gustan las despedidas,
ni siquiera las más rápidas como las de mi vida,
ni siquiera las más frías como lo fue su vida.

Sí, así se fue quien sería mi vida,
con el amor que me tenía,
que siempre me ofrecía,
y yo aunque lo quisiera como a nada en esta vida,
  jamás pude aceptar.