miércoles, 14 de abril de 2010

Ayer salí a buscarte.

Creí haberte visto al dar la vuelta
en la segunda de chocolate.

Corrí tras tus pasos.

Largas zancadas de animal silvestre.

Doblaste a la izquierada
en los helados de fresa.

Te detuviste unos segundos
como para esperarme.

Al llegar a la flor de jamaica
tomaste un suspiro
y seguiste adelante.

Por fin te detuviste
en los dulcesitos de colores.

Comiste unoy los demás
me los guardaste.

Corrí y corrí detrás de ti.

Te grité en el pastel de chocolate
y cuando llegué a los caramelos,
te esfumaste.

No debí haber salido a buscarte.

Estabas en mi cajita de oblea,
justo a un costado del corazón
de cacahuate.

2 comentarios:

  1. y o tambien quiero pastel de chocolate.....

    ResponderEliminar
  2. Ptsss... Hacer una combinación del sabor y el afecto... Van de la mano con tus cánticos de invierno... No sabría qué decirte sobre esta deliciosa entrada... Las palabras sobran cuando tienes el alma vacía... No hay nada mejor que un buen trocito de sinceridad cubierto de humeante dedicación y... Phew... Un amorío balanceado...

    Esperemos seguir leyendo miel y jalea de tus dedos... Que la fe de mil reposteros esté en pos de tus deseos...

    ResponderEliminar