domingo, 21 de noviembre de 2010

Me puse a dibujar la vida
por supuesto que no la conocía
había escuchado sobre ella
quise ver si era como me la presumían.

Me puse a dibujar la vida
mirando hacia el cielo
riendo con las nubes
cuando hacen esas formas,
ponerme en su lugar.

Me puse a dibujar la vida
adivinando tu sonrisa
sintiendo el cálido del viento
el rico aroma de tu pelo
y todo el suave del pasto
que se siente al caminar.

Quise conocer la vida
pero me resultó difícil
no sabía lo dulce que era por las noches
y lo amarga que se volvía al despertar.

Quise dibujar la vida
darle una segunda oportunidad
esperé a que me conocieras
besarte hasta trasnochar.

1 comentario:

  1. Es de los versos más optimistas y certeros que he escuchado! Me ha gustado bastante por sus altibajos cambios en la manera en que te expresas de la existencia propia... Y vaya que tienes razón! La noche nos provee de otra oportunidad... Bien!

    ResponderEliminar