jueves, 25 de noviembre de 2010

Él nunca dice nada,
sólo me mira con sus ojos de mirlo
y calla.

Seduce con los ojos,
con los labios llama,
te recorre el fuerte de sus manos,
nunca dice nada.

Quizás no hay nada qué decir,
disfruta el alba,
se memoriza tus ojos,
tus labios,
la sonrisa adulada.

Él nunca dice nada,
sólo calla,
se reserva las palabras,
no se sabe lo que piensa,
probablemente esté pensando en nada.

1 comentario:

  1. bueno... Es sencillo, directo... Creo que es de tus mejores trabajos; no necesariamente debe ser algo grande para que sea bueno... Mis respetos totales.

    ResponderEliminar