lunes, 22 de marzo de 2010

¿Por qué habría de negarte?
Si tú me has dado todo lo que tengo.

¿Por qué habría de dejar de quererte?
Si por tí es que todas las mañanas despierto.

¿Por qué aún sabiendo que te amo,
me cuestiono si debería estar a tu lado?

¿Por qué dejar de pensarte?
Si tú alegras mi vida.

¿Por qué imaginar un futuro sin tí?
Si sé que tarde o temprano compartiremos
nuestras almas.

¿Por qué me pregunto todo esto?
Si con mirarte a los ojos
me doy cuenta de que sólo importa
lo mucho que te quiero.

2 comentarios:

  1. ¿Por qué cuando todos deberían estar leyendo la voz de tu alma, sólo se la pasan juzgándose a si mismos? El cuestionarse a veces acarrea problemas emocionales bastante tétricos... Pero tus hermosas palabras nos dicen que no existen las incógnitas amorosas... Sólo se crean los deseos de las respuestas...

    Me ha encantado... Es hermoso y sincero... Ha sido un placer leerte una vez más...

    ResponderEliminar