miércoles, 10 de marzo de 2010

Déjame volver...

Déjame regresar a la realidad,
no te puedo dejar de pensar,
¿Por qué te extraño tanto?

Aún sin conocerte
siento que te amo.

Veo tus ojos en todas partes,
vi tu hermosa sonrisa en alguien,
lamentablemente esa persona... no eras tú.

Recuerdo lo último que me dijiste
antes de marcharte.
- Abre los ojos,
disfruta el instante.

Acaricié tu rostro
y besé tus ojos,
me aprendí tu aroma,
me recosté sobre tu pecho
y le ofrecí mi alma al viento.

1 comentario:

  1. Poético, poético, poético... No se me ocurre otro adjetivo para este pensamiento... Pero se lee un tanto melancólico... A veces, lo mas increíble que el ser humano puede ofrecer al mundo está creado a base de los más tristes y asfixiantes recuerdos... La paz sea contigo...

    ResponderEliminar