lunes, 29 de marzo de 2010

Bajo la templada brisa de marzo
he de sentarme a escribirte.
Oliendo el aroma de tu cuello y
sintiendo el roce de tus manos.


Acariciando tu barbilla cada
que
me detengo a pensar en un verso.

Resitando las palabras

que he de dedicarte.

Mirando hacia la metrópoli

por encima de los techos.

Imaginando a las montañas
como un par de enamorados.


Relacionando esas nubes
con
suaves besos acaramelados.

Deteniendo el tiempo
con
cada beso colocado.


Buscando con la vista

aves hacia el infinito.

Tomando fotografías

por si algo he olvidado.

1 comentario:

  1. En verdad... No lo puedo creer... Es que no me cabe que teniendo un buen tiempo de conocerte, me perdí al 100% de ti y tus hermosos versos... Y me da más tristeza aún no haberme fijado en este en particular... El límite ha sido excedido... Me he enamorado de esta poesía y me he hecho a la idea de que tu mente no la merecen los humanos débiles y vulnerables...

    Cualquier ser que sea romántico encontrará en ti más que una mina de diamantes... Gemas en bruto que harían millonarios a un sinfín de personas en la Tierra... Ojalá supiera lo que es el amor para poder sentirlo en tu mirada... Ha sido lo mejor de lo mejor que he leído en muchísimo tiempo... Se me están llenando de lágrimas los ojos mientras escribo esto...

    http://www.youtube.com/watch?v=BCbBEkISQeY

    Por favor... Escuchen esto mientras leen esto... Me ha encantado la combinación... Espero que también a quien me haga un poco de caso...

    ResponderEliminar