martes, 21 de septiembre de 2010

Extrañando un omnipresente
algo que jamás tuve
pero que creí poseer.

Extrañando algo
que sólo en mi mente
en un inmenso letargo
pareció ser.

Echando de menos
caricias inciertas
miradas inmersas
en ojos de miel.

Labios frondosos
llenos de rosa pastel
que no parecen descansar
hasta el encuentro con mi piel.

Extrañando tus risas intensas
repletas de veladas perfectas
encuentros espontaneos
jamás en los días más oscuros
esperados.

Vaya, romanticismo
Deja las palabras tiradas,
¿Valdrá la pena recordarlas?
Extraña todo lo que puedas
extraña mientras recreas
recuerdos perdidos en el tiempo
noches de ojos desiertos
extraña hasta que en el profundo pecho
llega el dolor secreto.

Disfruta extrañando
porque sólo así lo habrás apreciado.

2 comentarios:

  1. Ante ti, me quito el sombrero... Ya no sirve que te diga más versos, pues los tuyos están aquí...

    ResponderEliminar
  2. MU GUSTA, ME GUSTA... MUY BUENO D VERDAD. SIGUE ASI!!!

    ResponderEliminar