lunes, 17 de mayo de 2010

Al simple contacto de tu mirada
recibo la fiel bofetada,
escuchando día a día
los mismos quejidos reprochantes.

Las mismas palabras ofensivas,
las mismas acciones impías
que aunque no quiera
desgarran el corazón.

La gris monotonía
de un día como hoy
me hacen pensar de nuevo
si quiero seguir aquí.

Aquí y allá,
allá o acá,
piensa a donde quieres ir
y con quién quieres estar.

Sueña de nuevo con el
fabuloso pasado
donde sólo los besos
acaramelados te podían salvar.



3 comentarios:

  1. Buenas palabras para los que no se dan cuenta de lo que tienen a su lado |m|

    ResponderEliminar
  2. me late :D, yo tmb necesito un par de besos acaramelados jeje

    ResponderEliminar