domingo, 6 de junio de 2010

Ellos deberían escucharnos
y no la voz levantarnos.

Deberían darnos su mano
al pasar por un momento dificil
y no dejarnos del otro lado.


Deberían acariciarnos con flores
besarnos el rostro
y dormir a nuestro lado.

Deberían abrazarnos
y jamás la mano alzarnos.

Deberían ilusionarnos
y al final de los tiempos
no importa cuando
hacer realidad nuestros sueños
y alentarnos.

Deberían sus ojos
reflejar sólo nuestro rostro
y en nuestros ojos
poder reflejarlos.

Deberían hablarnos al alba,
nunca las mentiras sacarlas,
descansarnos en su pecho
mientras los corazones se unen
en una fiel mirada.

Ellos deberían
amarnos, no importa cuanto
pero jamás lastimarnos.

1 comentario:

  1. Cuando todo es reciproco está de lujo, cuando uno falla, no siempre estará el wey que aguante todo :D, bueno simple opinion.

    ResponderEliminar