viernes, 5 de febrero de 2010

Dicen que era un fantasma...

Juro haberlo visto,
haberlo sentido,
haberlo tocado
y dejado enamorado.

Dicen no conocerlo,
pero yo lo vi,
no lo soñé,
nos tomamos de la mano
y juntos caminamos.

Mientras nuestros cuerpos se tocaban
conocimos nuestras almas,
las manos heladas
y los ojos se cerraban.

Ellos dicen que fué un fantasma
que nadie lo conoció
pero a mi se me apareció.

La voz no puede mentir,
mucho menos la mirada,
los corazones a mil
y la piel enamorada.

3 comentarios:

  1. muy bien,muy bien, sigue asi Sirena :D

    ResponderEliminar
  2. pues en este caso esa persona es ése amigo que aparece de pronto y nos ayuda sin ningún interés de por medio y que tal vez nunca nos damos cuenta de su prescencia

    ResponderEliminar