miércoles, 29 de junio de 2011

Cuando te des cuenta de que lo tuyo soy yo, no vengas, que no te quiero hacer daño.

Cuando te des cuenta de que has perdido lo mejor que te podría haber pasado, porque nunca pudiste tener el valor de aquello superarlo, no vengas, que realmente, no te quiero hacer sufrir.

Y cuando te des cuenta de que lo tuyo soy yo y que perdiste el tiempo tratando de mejorar lo peor, no vengas, que no te quiero hacer daño, no te quiero lastimar.

No quiero enamorarte una vez más y ser de tí, sólo para después,verte sufrir porque ahora yo soy como tú, como siempre fuiste tú.

No quiero molestarte con mi amor, no quiero que te acostumbres a él y luego como si nada, se evapore entre mentiras que aprendí de tí.

Cuando te des cuenta de que lo tuyo soy yo, que  lo mío sigues siendo tú y que mi amor nunca se fue, no lo pienses tanto, ven a buscarme, que te estaré esperando...

2 comentarios:

  1. Vaya... Esto es muy triste, realmente... Lo único que puedo decirte es, que sigas escribiendo. Usa tu fuerza en abrirle las puertas a los caídos; no dejes que un vago recuerdo apague el sabor de tu dulzura... Mira tu camino, síguelo y no pierdas tiempo... Quizás te escudes con palabras tenues e inocentes... Pero más bien... Sabes sentir...

    ResponderEliminar