jueves, 3 de febrero de 2011

Extrañándote
pero no como ayer
extrañándote
cada día más.

Extrañando tus besos
tu sabor a cielo
de nubes bordadas
con sorpresas de tí.

Extrañándote
en sueños sin miedos
tomando tu mano
alejándonos del mundo
por instantes infinitos
con aromas que me han de perseguir.

Extrañandote
reviviendo cada encuentro
que tuvimos cuando quisimos
conocernos hasta el alma
y tenernos el uno al otro
en un acertijo sin fin.

Extrañando
la forma de tus ojos
el color de tus labios
el tibio de tus manos
el calor que emanas sin recelo
mientras recorro tu cuerpo
hundiéndote en mi memoria
que no ha de parar un minuto
en recordarme a tí.

Bebiéndome el tiempo
que he dejado de verte
sin razones aparentes
que me hacen extrañarte
por la única razón
de que te quiero
y quisiera estuvieras aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario