jueves, 3 de noviembre de 2011

Por qué

Por qué no, por qué no me puedo enamorar de tu letra o de tu risa, o de tu voz desconocida, de tus  ojos que nunca he visto ni siquiera en lo más ordinario de un despertar. Por qué no puedo enamorarme de tus manos que nunca he tocado, de tus vellitos de las piernas o tu intenso respirar que me imagino huele a mar. Por qué no enamorarme del olor de tu cuerpo que mientras pasa el tiempo anhelo ferviertemente más y más. Por qué conformarme con no tener que enamorarme porque no es lo correcto, porque se supone que no es lo que hace la gente cuerda, la que vive en el mundo de esta realidad. Por qué conformarme con esta vida mientras tú estás lejos, si bien podrías estar cerca y dejarme leer tu letra o escuchar tu risa,  perderme en tus bellos ojos hasta el despertar. 

2 comentarios:

  1. Preciosa entrada, llena de lirismo y pasión degustable.

    Besos... :)

    ResponderEliminar
  2. Yo tuve la suerte de poder leer esto antes de ser publicado. Yo quiero pensar que... Nunca tendremos respuestas satisfactorias. La vida nos da ese tipo de elecciones a diario que nunca nos dejan pensar con veracidad. Yo espero algún día encontrar la paz en tus palabras...

    ResponderEliminar