miércoles, 25 de mayo de 2011

Aún en la incesante agonía, me siento infinita, pensando en tí como una posibilidad.

Pero la única esperanza ha de resultar devastada en el mismo instante en el que sé que en mí no sueñas más.

Lo siento en tus ojos de ave siniestra, lo leo en tus dedos de infame seductor, lo puedo ver en el doloroso placer de tu insuficiente amor.

Lo reconozco en las palabras que no han de repetirse jamás, en la vida que no ha de cesar y en los recuerdos que vivo día a día de lo que fue aquel despertar.

Aún en la cruel agonía, me siento infinita, sin dejar de quererte, dejar de sentirte, sin dejar el tiempo pasar sin poder parar de esperar, pero cariño, no seamos insensatos, que te he de olvidar.

1 comentario:

  1. Es tan hermoso tu pensamiento. Siempre que leo tus versos, no puedo dejar de imaginar muchas cosas y cómo tienes influencias en mi blog... Yo tengo fe que nunca dejarás de escribir y que tus palabras algún día serán tan alabadas como yo lo he intentado hacer...

    ResponderEliminar